Los cinco aspectos básicos de la vigilancia

Después de casi tres décadas en el sector de la vigilancia, hemos aprendido a detectar dónde hay que prestar más atención. Sony entiende qué resolución necesitas para reconocer rostros, leer placas de matrículas o detectar detalles identificativos. Sabemos qué es lo que marca la diferencia entre un contraluz irremediable y la exposición correcta, entre una escena borrosa y la nitidez adecuada. Valoramos lo que funciona en entornos reales y lo que no: lo encontrarás resumido aquí, en nuestras cinco ideas clave.

1. No puedes supervisar aquello que no ves.

Si el importante chip del sensor de imagen de la cámara no captura el sujeto, habrás perdido tu oportunidad de retratarlo. El sensor es responsable de la sensibilidad (que permite ver en entornos con poca iluminación), la resolución (para capturar los detalles), la frecuencia de cuadro (que permite capturar sujetos en movimiento en el momento decisivo) y el color (para registrar importante información identificativa).

Sony tiene una comprensión única de estos parámetros. A diferencia de la mayoría de empresas de cámaras de vigilancia, nosotros fabricamos nuestros propios sensores de imagen. De hecho, somos el principal fabricante de sensores de imagen a nivel internacional. Nuestros sensores se encuentran en todo tipo de productos, desde cámaras web y teléfonos inteligentes hasta cámaras DSLR de alta gama y sofisticadas cámaras cinematográficas digitales. No somos solo los principales fabricantes de sensores, sino también los principales innovadores del sector. Proporcionamos un rendimiento en condiciones de escasa iluminación que a menudo supera los límites de la visión humana. Nuestro sensores CMOS Exmor® combinan capacidad en entornos con poca luz con el mínimo ruido, alta resolución y una elevada frecuencia de cuadro. Nuestras cámaras de vigilancia funcionan tan bien no por casualidad, sino por diseño.

2. Si no puedes controlar, compensa

La persona que acuñó el término "circunstancias fuera de nuestro control" debía ser un profesional de la vigilancia. Una amplia variedad de obstáculos de visión pueden infiltrarse en las escenas que deseas supervisar. Una iluminación pobre, el contraluz, los cambios en el nivel lumínico o la vibración de la cámara pueden impedir una vigilancia óptima. Aunque no siempre sea posible controlar todos estos elementos, sí se pueden compensar con el procesamiento digital de imagen de la cámara.

Hemos aplicado nuestra experiencia sin parangón con el procesamiento digital de imagen a generaciones sucesivas de sistemas IPELA ENGINE™, IPELA ENGINE EX y IPELA ENGINE EX PRO. Los sistemas IPELA ENGINE engloban procesos de análisis DEPA®, estabilización de imagen en la cámara, altas frecuencias de cuadro y nuestra reducción dinámica de ruido eXcellent (XDNR®). La piedra angular del sistema IPELA ENGINE es el procesamiento View-DR®, una tecnología de amplio rango dinámico (Wide-D) que no sacrifica el rendimiento en condiciones de escasa iluminación. Mediante la captura de dos o más exposiciones por cuadro, View-DR captura las zonas tanto de luces como de sombras con un nivel de detalle óptimo. La tecnología View-DR es tan potente que puede combinar la resolución Full HD con un rango dinámico de hasta 130 dB. Esto significa que nuestras cámaras están perfectamente preparadas para compensar el contraluz extremo, la escasa iluminación y los cambios en el nivel lumínico.

3. No todas las cámaras de seguridad son igual de seguras.

Simple pero cierto. Las cámaras de seguridad deben funcionar de forma ininterrumpida 24 horas al día, 365 días al año, incluso en los entornos más difíciles. Esto significa que las cámaras en ubicaciones propensas a actos vandálicos deben protegerse de la intrusión, la entrada y otros daños. Por desgracia, no todas las cámaras "a prueba de vandalismo" son iguales.

Nuestras cámaras a prueba de vandalismo cuentan con triple protección. Para empezar, son difíciles de forzar, con tornillos inaccesible para los destornilladores comunes.
En segundo lugar, los domos exteriores cuenta con una elevada protección que impide el acceso a objetos extraños (su "entrada"), conforme a la calificación estándar internacional IP66. Por último, ofrecen gran resistencia a la fuerza bruta y los golpes. El estándar internacional IEC 62262 reconoce la resistencia a una amplia gama de impactos, desde IK00 (la más baja) hasta IK10 (la más elevada). Nuestras cámaras antivandálicas se incluyen en la categoría más alta: IK10. Además de contar con barreras físicas, las cámaras de Sony también se encuentran protegidas en la red IP mediante acceso controlado por contraseña, autenticación de cliente SSL y autenticación de puertos por cable 802,1 X. En conclusión, nuestras cámaras de seguridad realmente son seguras.

4. En última instancia, la cámara idónea cuesta menos que la cámara "casi" idónea.

Para algunos usuarios, la especificación más importante es el precio, pero las cámaras que en principio parecen una "ganga" pueden resultar bastante costosas a largo plazo. Si una cámara no es capaz de producir imágenes aprovechables, que permitan identificar claramente las malas prácticas, el coste potencial puede ser catastrófico.

Tratar de ahorrar sin comprender cuáles son las necesidades reales constituye un típico error de principiante. También lo es centrarse en una sola especificación en lugar de considerar el rendimiento global. Cada aplicación cuenta con sus propios requisitos de resolución, capacidad con escasa iluminación, frecuencia de cuadro y tratamiento del contraluz. Por eso merece la pena apostar por un diseñador e instalador de seguridad experimentado, alguien que sepa dónde se puede ahorrar dinero y dónde no.

5. Las hojas de especificaciones no funcionan como sustitutos de las pruebas de producto en el mundo real.

Valoramos las especificaciones de las cámaras y las publicamos con entusiasmo. Pero, si bien hojas de especificaciones tienen su lugar, no todos los fabricantes son igualmente informativos, y no todas las comparaciones de especificaciones son significativas. Incluso cuando se publican todas las especificaciones y todas las comparaciones son realistas, las diferencias importantes pueden pasar desapercibidas.

Por ejemplo, las hojas de especificaciones rara vez tratan la reproducción del color, específicamente la visibilidad de los colores en entornos con poca luz. La percepción del color es muy subjetiva, por lo que resulta mucho más útil verla que asignarle números. Las especificaciones tampoco describen la rapidez con la que las cámaras se adaptan y se estabilizan cuando la iluminación de la escena cambia repentinamente, como cuando alguien enciende o apaga las luces de la sala. Tampoco reflejan cómo la reducción ruido de la cámara se comporta cuando existen objetos en movimiento. Para comprobar todos estos aspectos, necesitas ver la cámara en funcionamiento.