Electrodomésticos inteligentes: vender calidad de vida

El sector electro cada día converge más con las últimas tecnologías. La innovación avanza para facilitar hasta extremos insospechados nuestras vidas, con inventos dignos de novela de ciencia ficción. Estas innovaciones, lejos de ser una extravagancia aislada, son la clave para la supervivencia y crecimiento del negocio, que se aparta de los productos más tradicionales para fortalecer el sector gracias a la I+D más compleja: mopas con control remoto, lavadoras que se encienden desde el smartphone, neveras que te dicen lo que hay dentro sin necesidad de abrirlas, aspiradoras-robot… inventos que descubrimos en prensa y nos dejan claro que el sector se está adaptando a las demandas del consumidor moderno. El momento exige que las tiendas de electrodomésticos se conviertan en los comercios que lideren una oferta de productos inteligentes que, como en su momento aparatos como la lavadora, cambien totalmente la calidad de vida de las personas.

Apostar por la sinergia entre electrodomésticos y tecnología es la receta ganadora para el crecimiento del sector. Adaptar los productos para poder ser gestionados desde apps móviles o programarlos para realizar su función de forma casi autónoma ha dejado de ser producto de nuestra imaginación para convertirse en una realidad. La domótica supone una revolución que ofrece a los consumidores eficiencia energética, seguridad, comodidad, ahorro de tiempo… en resumen, estamos ante un sector con la capacidad de vender calidad de vida, y esto es un producto que nunca se devalúa y nunca se deja de demandar. Los comerciantes del sector deben comprender este principio y centrar su estrategia comercial en ello, tratando de que sus productos contribuyan, gracias a la innovación, a llevar a los compradores a una vida doméstica más confortable.