Una "ventana inteligente" ayudaría a ahorrar más energía

Científicos surcoreanos crearon un nuevo tipo de ventana que optimiza el uso de la energía. Pero, ¿qué hay de nuevo en ese invento?

Un nuevo tipo de “ventana inteligente”, creada por científicos de Corea del Sur, es capaz de transformarse de transparente a opaca de manera casi instantánea y automática, lo cual contribuye a un ahorro de energía mucho más eficiente del que hasta ahora se ha conseguido con dispositivos de ese tipo.

La ventana se oscurece cuando la temperatura del aire exterior se dispara, y se vuelve transparente cuando se enfría con el fin de capturar el calor del sol.
Ventanas similares ya existen, pero los investigadores dicen que la nueva tecnología permite, en cuestión de segundos, un cambio de opaco a transparente sin necesidad de acción manual y a un menor costo.

Esto contribuye a un ahorro más eficaz de energía, según escribió el equipo que creó el dispositivo, en la revista especilizada ACS Nano.

“Este tipo de sistema de control de la luz puede proporcionar una nueva opción para ahorrar en calefacción, refrigeración e iluminación a través de la gestión de los costos de la luz transmitida en el interior de una casa”, dijeron los científicos.

Estas ventanas inteligentes “pueden evitar que el interior de un edificio se sobrecaliente reflejando afuera una gran fracción de la luz solar en el verano”.

Según ellos, “alternativamente, pueden ayudar a mantener una habitación caliente absorbiendo el calor del sol durante el invierno”.

Nuevo enfoque

La tecnología actual de las “ventanas inteligentes” utiliza partículas cargadas, llamadas iones, intercalada entre capas de vidrio.

Por medio de la aplicación de corriente se cambia la opacidad por la transparencia.
Pero los expertos surcoreanos utilizaron un enfoque novedoso.

Ho Sun Lim, del Instituto coreano de Tecnología Electrónica, y Jeong Ho Cho y Kim Jooyong, de la Univerisidad de Soongsil, se sirvieron de un polímero especial.

Usaron otro tipo de partícula cargada conocida como contraión, y solventes como el metanol.
El resultado fue un vidrio mucho más barato de fabricar y mucho menos tóxico que el disponible en este momento en el mercado.

Cambio instantáneo

Aunque las ventanas inteligentes ya existen, a menudo requieren de un sistema manual y el uso de equipos adicionales como paneles de automatización.

“Hasta ahora, las numerosas tecnologías desarrolladas no sólo han sido químicamente inestables, prohibiendo su uso en aplicaciones de conmutación de largo plazo, sino que además han requerido la utilización de costosos equipos especiales”, manifestaron los expertos surcoreanos.

El doctor Stephen Morris, de Materials Knowledge Transfer Network(MKTN), organización financiada por el Reino Unido, confirmó que el nuevo método constituiría un beneficio real en términos de ahorro de energía.

Según él, significaría una mejor optimización del uso de la luz, y esto "puede reducir la pérdida del calor acumulado en las casas (durante el invierno) y aumentar la refrigeración en el verano”, sostuvo.