Un canario crea un sistema para ayudar a distancia a mayores que viven solos

El ingeniero canario Bruno Rosales, que actualmente trabaja en el Centro de Investigación para la Tecnología de la Información FZI, en Karlsruhe (Alemania), presentó ayer en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria un innovador sistema de domótica para garantizar la seguridad y el control de personas mayores que viven solas, desde la distancia.

La tecnología, que ya está instalada y en pleno funcionamiento en cien hogares de Alemania, fue mostrada ayer en el marco del VIII Congreso Científico Internacional sobre Domótica y Hogar Digital, KNX Scientific Conference 2012, que se celebra hasta hoy en la Residencia Universitaria del campus universitario de Tafira.

El sistema domótico está basado en sensores de movimiento y de contacto que detectan cualquier situación de emergencia en los hogares instalados.

"En el Centro FZI combinamos estas tecnologías inteligentes teniendo en cuenta dos objetivos fundamentales, uno es el ahorro de energía y el otro intentar ayudar a las personas ancianas que viven solas o en residencias. Mediante esta tecnología con sensores de movimientos, de contacto, se pueden detectar situaciones de emergencia, y eso es lo que estamos experimentando desde hace dos años, con muy buenos resultados, en cien hogares en Alemania, de forma que si la persona mayor tiene una caída, no se levanta de la cama... sus familiares lo detectarían al momento", afirmó Rosales.

En este proyecto, se utiliza tecnología KNX (protocolo informático más utilizado en sistemas domóticos y hogares digitales) y tiene como novedad que se trata de sistemas inalámbricos, ambientales, que permiten al anciano moverse libremente sin necesidad de interactuar con el sistema.

"Es muy interesante, sobre todo para las personas mayores porque no hay que abrir paredes o hacer obras para su instalación, y consiste en monitorizar lo que las personas están haciendo. Por ejemplo, yo he instalado uno en casa de mi padre, que vive aquí, en Las Palmas, y yo desde Alemania veo si se levanta a sus horas, si sale a pasear o no... y si le ocurriera cualquier cosa yo puedo reaccionar más rápido, porque a la edad que tiene vive solo y si pasa algo nadie se entera".

Bruno Rosales, que trabaja desde hace unos años en Alemania, destacó que dicha tecnología domótica presenta muchas prestaciones, dado que permite el ahorro de energía en el hogar, un mayor confort para la persona, "porque desde el sofá o la cama puede encender la luz para no caerse, o también proporciona la oportunidad de monitorizar desde fuera de la casa una respuesta a una emergencia".

El sistema, pionero en el mundo, también permite la "interoperatividad" de diferentes tecnologías, y la combinación de las mismas entre sí. Como valor añadido, el proyecto también dispone de aplicaciones en telemedicina, dado que facilita información del usuario sobre su estado de salud (valores de tensión arterial, diabetes...). "Todo ello a través de sensores de movimiento que permiten saltar la alarma sin necesidad de que el mayor pulse un botón si se siente mal, o llamar a alguien".