Smart City, caminando hacia la ciudad del futuro

Cada día las ciudades despiertan gracias a diferentes sistemas y servicios basados en TICs , que permiten ahorro de costes, eficiencia energética, etc.

En la realidad tecnológica, una Smart City es un ecosistema de referencia donde desarrollan su actividad otra cantidad importante de sistemas, que se encuentran vinculados entre ellos y que no se pueden separar fácilmente el uno del otro para ser optimizados. Por eso el enfoque de tratamiento es global y debe ir orientado a facilitar la vida del ciudadano en todos los aspectos posibles, mediante la interacción con elementos urbanos, y siempre desde el enfoque de la disminución de emisiones, garantía del servicio y respeto a elementos culturales e históricos.

Existen diferentes municipios españoles que se están subiendo a esta corriente, aunque todavía es un concepto incipiente que depende de la cooperación publico-privada para llegar a buen puerto, algo que se presume como una larga carrera de fondo. Muchos podrán pensar que existe un modelo ideal de Ciudad Inteligente, pero la realidad es bien distinta, ya que cada municipio escoge aquello que quiere mejorar y potenciar. 

Por ello se crean clasificaciones, como herramienta para enmarcar desarrollos e incluso fomentar sinergias entre las capitales que comparten un mismo tipo de proyecto. En España disponemos de algunas referencias interesantes, que además son de la comunidad andaluza y plantean soluciones de diferente índole, como el caso de Málaga en eficiencia y gestión energética, donde comparte inquietudes con la capital holandesa, Amsterdam.

Por su parte, la capital granadina también lleva a delante, como Campus de la Salud que es, proyectos en materia de sanidad y atención persona, una corriente de bastante interés a lo largo y ancho del planeta, con referentes a la cabeza de la misma como París. Si nos centramos en el ámbito del transporte y la movilidad urbana, encontramos ciudades tan dispares como Singapur, Brisbane, Estocolmo o Maastricht, síntoma inequívoco de la inquietud de diferentes lugares con características demográficas muy diferentes, pero con necesidades parecidas, aunque en diferentes escalas.