Semáforos inteligentes con sonido para las personas invidentes y corredores verdes para los vehículos de bomberos.

El primer dispositivo se ha diseñado a fin de facilitar el cruce de calles a las personas ciegas y reducir la contaminación acústica, que puede molestar a los vecinos. Se trata de un pequeño mando que, cuando se acciona al llegar al semáforo, hace que este se active en versión audio, de modo que emite un sonido en el momento en que se pone verde que se mantiene solo durante unos minutos, los necesarios para que la persona cruce la calle.

Con respecto al paso de trenes de bomberos cuando corren hacia una emergencia, se ha implantado un sistema inteligente que gestiona los semáforos y regula su ruta de aproximación al lugar del incendio o el siniestro, poniéndolos en verde al paso de los bomberos y volviendo a su programación habitual una vez los dejan atrás. Eso permite que la ruta quede liberada de coches y puedan llegar más rápidamente y con más seguridad vial a su destino, sin que por ese motivo quede bloqueada la circulación del resto de vehículos.