Plan de eficiencia energética para ahorrar 1,4 millones en el SNS

El Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) va a poner en marcha un Plan de Ahorro y Eficiencia Energética que incluye 35 medidas a corto, medio y largo plazo y que tiene como objetivo lograr un ahorro anual de más de 1,4 millones de euros.

Su puesta en marcha ha sido autorizada por el Gobierno foral en su sesión de este miércoles, según ha informado en rueda de prensa la consejera de Salud, Marta Vera, quien señaló que las medidas buscan "reducir el consumo de energía, sin disminuir ni el confort ni la calidad de la atención a los pacientes, pero protegiendo el medio ambiente y reduciendo la factura energética.

El SNS destinará de su presupuesto ordinario en torno a 3,5 millones de euros en los próximos tres años para reducir en un 20 % el consumo energético, lo que conllevará un ahorro de más de 1.400.000 euros anuales, sobre una factura de 7 millones de euros.

Las 35 medidas a corto, medio y largo plazo que contempla el plan se agrupan en cuatro bloques: optimización de las tarifas; medidas de ahorro energético; mejora de las instalaciones; y sensibilización de empleados y usuarios.

El plan, según explicó Vera, persigue fomentar un consumo eficiente de la energía, avanzar en la gestión inteligente y eficiente de las infraestructuras de producción y transformación y, mediante la rehabilitación, mejorar el aislamiento de los edificios públicos.

Otra de las medidas previstas es la realización de una campaña de concienciación medioambiental de empleados y usuarios, para la interiorización de pequeños gestos que favorecen el ahorro en climatización, iluminación y agua: apagado de lunes innecesarias, regulación de temperatura en el puesto de trabajo, apagado de aparatos en horas sin uso, etc.

Además, el Plan contempla otras 19 medidas a medio plazo encaminadas a la mejora del aislamiento térmico de los edificios y a la eficiencia de las instalaciones térmicas, que requieren inversiones bajas o medias, con en torno a 3,5 millones de euros.

En concreto se abordará el inicio del programa de sustitución de lámparas por otras de bajo consumo en los hospitales y centros de salud; la instalación de variadores de velocidad en las bombas del Hospital Virgen del Camino; la instalación de detectores de presencia en centros de salud y Hospitales; sectorización de instalaciones: aislamientos (sustitución de ventanas, reparación de cubiertas y terrazas), etc.

MEDIDAS A LARGO PLAZO

Finalmente, las ocho medidas a largo plazo son complejas, requieren importantes recursos financieros específicos y serán abordadas en los tres próximos años: reforma o sustitución de calderas en Ubarmin, San Francisco Javier (Salud Mental), García Orcoyen y Virgen del Camino; reforma de la central de frío del Hospital de Navarra; renovación de enfriadoras en Ubarmin; y la reforma de las claraboyas en esta clínica. El periodo de amortización de estas actuaciones oscila entre los 10 y los 25 años.

Para el desarrollo de estas medidas, el Plan prevé la contratación de empresas de servicios energéticos (ESE), que realizan las inversiones necesarias y suministran y gestionan la energía, mantienen las instalaciones y adoptan medidas de ahorro y eficiencia y aprovechamiento. Obtienen beneficio en función del ahorro energético y de la mejora de la eficiencia conseguida. En el caso de la reforma de la sala de calderas de Ubarmin, esta opción permitirá un ahorro de 117.000 euros al año. Este es el primer proyecto de este ámbito que se pondrá en marcha, mediante concurso público, seguido de la reforma de la central de frío del Hospital de Navarra, cuyo expediente se iniciará previsiblemente este mismo año