Paneles solares en el espacio

Los rayos del Sol, que nos permiten generar energía de una forma limpia y a partir de una fuente que no se agotará, no sólo llegan a la superficie de la Tierra, sino que antes, un instante antes, también llegan al espacio. ¿Cómo es esa energía? Al capturarse antes (en tiempo) y en un lugar donde no ha pasado por el filtro de la atmósfera terrestre, ¿tendrá más potencia, será posible recuperar más energía? De hecho, los satélites y otros dispositivos espaciales funcionan con energía solar.

Según algunos cálculos, la energía que se recibe del Sol fuera de la atmósfera terrestre es siete veces más potente que la que llega a la biosfera. Algunos científicos piensan que sería una buena idea desarrollar una estación solar espacial que abastezca al planeta de energía mediante una emisión inalámbrica.