La inmótica se edifica verde

Las oficinas aumentan su atractivo con la incorporación de este programa de automatización, a la vez que reducen, sustancialmente, los gastos de energía y de operación.

Aunque es una palabra extraña o nueva para el mundo, su función se remite a un proceso tecnológico que se ha venido fortaleciendo en el campo arquitectónico y de diseño, y que nace de la domótica.

Se trata de la inmótica, un sistema de gestión automatizado o tecnología inteligente que se aplica a las oficinas o los espacios comerciales, y que permite monitorear o controlar la iluminación, la climatización, la ventilación, las alarmas, los sistemas de cámaras de seguridad y de incendio, los controles de acceso, los ascensores y hasta la gestión de consumos.

“Hace más de 10 años, cada sistema operaba de forma independiente o por aparte, pero ahora la tendencia es integrar todos los procesos, a través de un sistema denominado Building Management Systems (BMS), que se convierte en la columna vertebral de los subsistemas que manejan una edificación”, afirma Hernán Alejandro Castro, gerente general de Technoimport, quien agrega que para engranar todas las funciones, se utilizan unos equipos de comunicación o de protocolo, como el BACNET, que son estándar y que hacen que todos los subsistemas hablen entre sí o que entiendan el mismo lenguaje La inmótica ofrece muchos beneficios, y uno de ellos es que se requiere de menos trabajadores, ya que sólo una persona puede hacerse responsable de los controles de un edificio.

“Aunque también se evita cometer menos errores, pues este empleado sabrá cómo poner a manejar todas las redes, al mismo tiempo”, enfatiza Castro.

De esta forma, con esta tecnología se logra un gran ahorro, que se calcula entre el 40 o 70 por ciento; aunque esto depende de las particularidades del edificio o de la oficina.

Esta economía se ve reflejada en el mantenimiento, en una mejor gestión de los parámetros del edificio, de la supervisión de eventos en tiempo real, en la gestión de históricos y tiempos de funcionamiento, en la notificación de averías, en alarmas técnicas, en la telegestión remota, en la supervisión de consumo eléctrico y en el mejoramiento estético.

El sentido verde

Otro de los temas que recobra importancia en el tema empresarial es cómo hacer el edificio completamente sostenible o que muestre un alto respeto por el medio ambiente, algo que se está buscando por todos los medios durante los últimos tiempos.

Particularmente, en Colombia, varias empresas hoy trabajan para ser certificadas con el Lidersheap in Energy and Environmental Design (LEED), una entidad de Estados Unidos que destaca a los edificios que muestren, desde su concepción, el concepto 'verde' o que introduzcan sistemas que ayuden a bajar el consumo de luz y de agua, especialmente.

“Se ha comprobado que lo que gasta mayor energía es la iluminación, con un 35 por ciento.

Por tanto, se busca hacer un mejor aprovechamiento de la luz natural, a través de cortinas inteligentes, las cuales cuentan con un mecanismo para cerrarse de acuerdo con la intensidad de la luz del sol. Estas son hechas con telas especiales, para que no se descuelguen, y con otros componentes libres de PVC, el cual no es biodegradable”, afirma el Gerente de Technoimport.

Así mismo, se utiliza todo un control de energía que contempla tres aspectos: los sensores de luz día, que ahorran hasta un 15 por ciento de energía; sensores de ocupación y control de iluminación personal o por cada puesto de trabajo.

De igual forma, se tiene en consideración que el 75 por ciento de la energía se consume cuando los aparatos se encuentran conectados, así estén apagados. Es así como se utilizan cargadores especiales, que se encargan de suspender el contacto de estas conexiones, a través de una orden especial.

Cuestión de sostenibilidad

Actualmente se vienen manejando diseños tipo LEED (Leadership in Energy & Environmental Design - Liderazgo en Diseño de Energía y Medio Ambiente), una certificación internacional que se está volviendo un factor impulsador de la conciencia ambiental en la actividad de construcción, teniendo en cuenta el impacto que los proyectos generan en los recursos naturales.

El objetivo es que se reduzca el consumo de los recursos hidroenergéticos.

“Las constructoras vienen apuntando sus diseños a la práctica de las normas legales ambientales que velan por el respeto y conservación del medio ambiente”, dice Mario Alejandro Nieto, de la Constructora Colpatria.

También existe otra certificación de este tipo, que obedece más al contexto europeo, pero que de igual manera que el LEED puede ser susceptible de adaptarse a las condiciones de otros sitios, como es el caso del BREEAM (BRE Environmental Assessment Method).