Energía renovable extraída de las nubes

Son muchos los estudios cuyo objetivo es la producción de nuevas fuentes de energía renovables y sostenibles. En este caso, un proyecto de la Universidad Nacional de Colombia (UN) estudia utilizar la corriente que generan las nubes de tormenta para producir energía.

15 microamperios de corriente se capturan, de media, en un día de tormenta en Bogotá. El objetivo es poder utilizar esta energía para cargar pequeños aparatos eléctricos.

Las nubes de tormenta almacenan una gran carga, que genera campos eléctricos ambientales importantes, ubicados a una gran distancia de la superficie terrestre y con una extensión de muchos kilómetros. Si un elemento metálico de forma puntiaguda se somete a este campo eléctrico, es capaz de amplificar su magnitud millones de veces. Para ello se utilizan electrodos tipo corona.

A partir de ahí, se pone en marcha lo que se conoce como “efecto corona”: se generan unas descargas eléctricas entre el gas ionizado y la punta del electrodo que, si se hacen circular por almacenadores de energía, los carga. Y, de esta forma, sería posible obtener energía de las nubes.

Los ingenieros que trabajan en este proyecto pretenden utilizar esta energía en aparatos con bajos consumos, como teléfonos móviles o baterías, y complementarla con sistemas tradicionales. Gracias a la producción de tipo de energías, se reduce la utilización de otras mucho más contaminantes y menos sostenible