El CRE diseña iniciativas domóticas punteras en Europa

El CRE está en San Andrés del Rabanedo y es un referente nacional en lo que a personas con discapacidad y dependencia se refiere. Sus principales objetivos son:

  1. La atención especializada que presta a sus usuarios.
  2. La generación de conocimiento a través de proyectos de investigación a fin de mejorar la calidad de vida de este colectivo.

La directora del Centro de Referencia Estatal para Atención a Personas con Grave Discapacidad y para Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, Nuria Mendoza, fue la protagonista de ‘Crónica Popular’, el espacio organizado cada semana por el periodico la crónica de León y la cadena Cope.
Respecto a la labor investigadora, destacó que en estos momentos se están desarrollando 14 proyectos que se centran fundamentalmente en tres áreas: rehabilitación, tecnología accesible y deportes. “Nuestras iniciativas dan resultados reales que se pueden aplicar al día siguiente y que se pueden transmitir a diferentes organismos para su utilización en personas con discapacidad”, señaló.

Se refirió a dos proyectos concretos que pueden considerarse “punteros en Europa”. Se trata de un casco de control domótico que serviría para que las personas con discapacidad puedan por ejemplo encender o apagar la luz sólo con su pensamiento. Se trata de una iniciativa conjunta con la Universidad de Valladolid cuyos resultados se conocerán en breve, según explicó la directora del CRE.
Por otro lado  se está desarrollando un laboratorio que servirá para tener en la segunda planta de la sede del centro una vivienda plenamente adaptada a las tecnologías accesibles. Tendrá una cocina, un salón y un baño que servirán como escenario para poder probar con los usuarios del CRE todas las innovaciones tecnológicas que puedan ir surgiendo antes de trasladarlos a otros centros españoles.

El centro de San Andrés atiende de forma permanente a personas con discapacidades de carácter grave y que carecen de recursos económicos y de apoyos familiares. Concretamente, 120 personas están en régimen de residencia y otras 23 en centro de día (desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde). La edad de los usuarios de este centro referente oscila entre los 16 y los 60 años.

Actualmente, cuenta con una plantilla que está formada por 200 trabajadores. Los que atienden a los usuarios de forma directa dependen del Imserso, pero también hay empresas que se encargan de servicios accesorios para el funcionamiento del centro, según explicó su directora durante ‘Crónica Popular’.

Cada uno de los usuarios acude con un objetivo distinto. Hay en este sentido actividades de fisioterapia, actividades, ocupacionales, logopedia, terapia ecuestre e incluso en los últimos días han acudido a la estación de esquí de San Isidro para practicar el deporte blanco con sus sillas adaptadas. “Las personas que no han tenido contacto con este mundo sienten algo de rechazo al principio, pero son personas como nosotros”, concluyó.

El CRE de San Andrés ha suscrito numerosos acuerdos de colaboración con hospitales y universidades de toda España y su directora se muestra cautelosa ante los cambios del Imserso, organismo del que depende directamente. Los recortes no han afectado mucho por el momento, pero ya intuye que los proyectos de investigación del futuro podrían quedar apartados.