ABB y Pullmantur trabajan en un nuevo proyecto para aumentar la eficiencia energética en sus buques

ABB  adopta una solución basada en variadores de frecuencia que  contribuye a reducir el consumo de combustible de los cruceros del turoperador.

El proyecto se ha implantado inicialmente en el buque Sovereign y consiste en adecuar la potencia de las bombas de refrigeración de los motores de propulsión a las necesidades del sistema de propulsión en cada momento.

Pullmantur que tiene plena confianza en ABB desde hace tiempo para el desarrollo y ejecución de proyectos eléctricos y de automatización en sus buques ha permitido a ABB conocer de primera mano la estructura y funcionamiento de estos buques y plantear a Pullmantur nuevas soluciones para la mejora del rendimiento y de la eficiencia energética.  Pullmantur y su compromiso  con el desarrollo  ecológico, sobre todo en lo relativo a emisiones de CO2, ha apoyado  la propuesta de ABB en todo momento.

El buque Sovereign, cuenta con dos sistemas de refrigeración para sus cuatro motores de propulsión. Los cuales  utilizan agua de mar como refrigerante que es impulsada hasta el circuito de refrigeración mediante cuatro bombas. Hasta el momento, las bombas del sistema de refrigeración funcionaban a plena potencia siempre que el buque estaba en marcha, independientemente de la potencia o de la temperatura a la que se encontrasen funcionando los motores de propulsión.

Tras realizar varios análisis en el buque ABB  reveló un importante potencial de ahorro energético si el funcionamiento de las bombas se adecuaba a las necesidades reales de refrigeración de los motores de propulsión, ya que hasta la fecha por ejemplo, dos de estas bombas funcionaban a plena  potencia en casos que no hacia falta todo el potencial. El principal problema era que  los motores eléctricos que hacían funcionar las bombas, no estaban equipados para poder ajustar la potencia de las mismas.

Para lograr el  ahorro energético, ABB ha instalado un nuevo sistema con motores eléctricos de alta eficiencia, controlados por variadores de frecuencia, que harán funcionar las bombas y permitirán regular su potencia acorde a las necesidades de cada momento. El alcance del proyecto comprendió el estudio de las necesidades, ingeniería, el suministro de armarios de control, sensores, variadores de frecuencia y motores, junto con la instalación y puesta en marcha.

El diseño de la solución incluye unas condiciones máximas de seguridad, de tal forma que quede garantizado el funcionamiento del sistema de refrigeración de los motores de forma independiente al funcionamiento de la misma.

Una vez realizada la nueva instalación de control de bombas, se ha conseguido un ahorro medio cercano al 40%, es decir aproximadamente 100.000 kWh al año, o lo que equivale a una reducción anual de más de 50 toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera, además del consecuente ahorro de costes asociado a la reducción del consumo de combustible.