¿¡Tiempos de crisis!?

Todos conocemos a Albert Einstein (1879-1955), quien enunció la Teoría de la Relatividad, poseía un cociente intelectual de 160 y ganó el Premio Nobel de Física en 1921. Pero además de todo esto, decía cosas como estas:

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo.
La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.
Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.
Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.
La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.
El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.
Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos.
Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.
Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.
En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Y es que en épocas de crisis es cuando el ser humano, en un instinto de supervivencia se supera a sí mismo y se esfuerza por alcanzar sus metas, que no objetivos. Y de esto los montañeros sabemos un rato...

Y es que la crisis, la crisis, y la crisis. Hace 70 años también habían crisis, y hace 30 y hace 10. Quizás fruto de ello vieron la luz las mejores estrategias de marketing de la historia. Veamos algunos ejemplos:

  • Mercadona decidió un buen momento revisar sus estanterías al milímetro y retirar los productos que peor se vendían.
  • En vuelos con turbulencias nace la idea de los cocineros de crear la "alta cocina pobre".
  • Apple lanzó el fenómeno iPod en uno de esos momentos llamados "crisis".
  • A un profesor de Estados Unidos se le ocurrió el incluir publicidad en los exámenes.

¿Solución a la crisis?. Dígamela usted... ¿O va a esperar a que se la diga yo?

Su voto: Ninguno Media: 5 (3 votos)

Comentarios

Imagen de tridem

Re: ¿¡Tiempos de crisis!?

Un hombre vivia en la orilla de un camino y vendia perros calientes. El no tenia radio, ni television, ni leia los Periodicos, pero hacia y vendia buenos perros calientes.
El se preocupaba por la divulgacion de su negocio y colocaba carteles de propaganda por el camino, ofrecia su producto en voz alta y el pueblo le compraba.

Las ventas fueron aumentando cada vez mas, el compraba el mejor pan y la mejor salchicha. Tambien fue necesario comprar un carrito mas grande, para atender a la creciente clientela y el negocio prosperaba. Su perro caliente era el mejor de la region!

Venciendo su situacion economica inicial, el pudo pagar una buena educacion a su hijo, quien fue creciendo y fue a estudiar Economia en la mejor Universidad del pais. Finalmente, su hijo ya graduado con honores, volvio a casa y noto que el papa continuaba con la misma vida de siempre y tuvo una seria conversacion con el... ¿Papa, usted no escucha la radio? ¿Usted no ve la television? ¿Usted no lee los periodicos? Hay una gran crisis en el mundo!!! Y la situacion de nuestro pais es critica!!!

Todo esta grave y el pais va a quebrar... despues de escuchar las consideraciones de su hijo estudiado, el padre penso... bien, si mi hijo Economista, lee periodicos, ve television, entonces solo puede tener la razon... y con miedo de la crisis, el viejo busco el pan mas barato (mas malo) y comenzo a comprar la salchicha mas barata (la peor) y para economizar dejo de hacer sus carteles de propaganda.

Abatido por la noticia de la crisis ya no ofrecia su producto en voz alta, ni atendia con entusiasmo a sus clientes.

Tomadas todas esas precauciones, las ventas comenzaron a caer y fueron cayendo y cayendo y llegaron a niveles insoportables y el negocio de perros calientes del viejo que antes generaba recursos para que el hijo estudiara Economia, finalmente quebro.

Entonces el padre, muy triste, le dijo al hijo: hijo, tenias razon, estamos en el medio de una gran crisis y le comentó orgullosamente a sus amigos: bendita la hora en que envié a mi hijo a estudiar Economia, él me aviso que crisis iba a llegar...